sábado, 21 de abril de 2012

DE OFICIO DECORADOR DE INTERIORES


Cuando me pongo a planificar y a diseñar, muchas veces me imagino que soy un sastre confeccionando un maravilloso traje a medida.

Han pasado más de 25 años, desde que aposté por esta maravillosa profesión que es la Decoración de Interiores, y he de afirmar que fue una buena elección porque me ha permitido hacer de aquello que me gusta mi modus vivendi. En el transcurso de estos años he realizado multitud de proyectos muchos de ellos en colaboración con arquitectos e ingenieros, y todos, y cada uno de ellos ha conseguido emocionarme, cada proyecto es un nuevo reto, no importa lo grande o lo pequeño que sea, para mi todos son importantes, y sobre todo son importantes las personas que ponen su confianza y su afecto en nuestro estudio, que devienen nuestros amigos, desde aquí les doy las gracias pues son ellos la razón de nuestro trabajo diario, es para ellos que diseñamos y que nos esforzamos en que todo salga perfecto, deseamos darles el mejor entorno posible.

Durante mi experiencia he constatado que todavía son una minoría  las  personas que  cuentan con nuestros servicios cuando se plantean la reforma de su local o vivienda, en la mayoría de los casos es por desconocimiento de lo que les podemos ofrecer, en otros es por temor a un sobre coste en la obra que desean evitar sea como sea. Y al final,  por una u otra razón ponen su proyecto en manos de personas que no están ni preparadas ni formadas para tal fin, lo cual es un error que les suele costar muy  caro, desgraciadamente este hecho lo veo a diario, pero no por ello dejo de pensar, que fácil les habría sido si…, que bien les habría ido si…hubieran contado con nosotros.

Un contratista ha de saber realizar y llevar a cabo una obra de reforma porque está preparado para ello, pero no ha de saber diseñar un espacio, iluminar o hacer un estudio de los colores que mejor quedarán, para eso estamos nosotros, los interioristas, que somos los que sabemos diseñar y proyectar los espacios interiores, estamos capacitados para controlar una obra y  los trabajos que en ella se deben realizar, tanto en lo referente a la ejecución, los acabados y el control de la calidad. 

Los decoradores podemos cambiarles la vida a través del diseño, podemos aumentar el valor de su vivienda o de su negocio, nuestra aportación será siempre su mejor inversión.

Isabel Caballería López. Decoradora de Interiores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario